> menú > recursos > documentos >> Antecedentes del Hipertexto.


Antecedentes del Hipertexto

Carlos Busón Buesa

cbuson@buson.net

En 1945 Vannevar Bush, antiguo asesor científico del presidente norteamericano F.D. Roosevelt, propuso en un articulo publicado en Atlantic Monthly una nueva manera de organizar la información. Bush imagino un aparato al que llamo Memex, este aparato serviría para el almacenamiento de la información mediante microfilmes integrados de forma que el usuario podría buscar y seleccionar cualquier documento a su voluntad sin embargo las condiciones técnicas del momento le impidieron desarrollar dicho aparato.

Posteriormente en 1960 la idea se vuelve a retomar por Theodore Nelson cuando estudiaba la programación de computadoras nos hacia una interesante predicción, según nos dice:

"Aunque los programadores estructuraban sus datos jerárquicamente no tenían por qué hacerlo. Empecé a considerar el ordenador como el espacio ideal para interconectar cosas accesibles a la gente. Me di cuenta de que la escritura no tenia por qué ser secuencial y que no sólo los libros y revistas del futuro estarían en pantallas (terminales de rayos catódicos), sino que podrían entrelazarse en todas las direcciones."

Esta idea se bautizo como hipertexto, su alta potencialidad pronto interesó al departamento de defensa norteamericano, Douglas Englebart desarrollo un prototipo de hipertexto denominado Augement para el "todas las comunicaciones se añaden automáticamente a la base de información Augement y se enlazan, cuando es adecuado hacerlo, a otros documentos". Este sistema ha sido el predecesor de las actuales interfaces de Windows y Macintosh.

El hipertexto esta descrito como un texto multidimensional es similar a los artículos académicos ya que utiliza su mismo sistema conceptual es decir las notas al pie de página, alusiones a otros autores, citas de obras, etc. La aparición de este sistema ha permitido desarrollar nuevos textos que dejaban de estar limitados a meras notas que necesitaban la búsqueda de la información en otros lugares físicos de la fuente, es decir el lector antes se veía forzado si quería ampliar un punto dado necesitaba buscar en otras partes del texto o en otros libros que pudieran estar inaccesibles a una consulta en un momento dado. Con un hipertexto podemos extraer una mayor información en menos tiempo moviéndonos entre la información relacionada de un punto a otro con rapidez.

Cuando se desarrollo el lenguaje de programación HTML para su uso en Internet el hipertexto perdió las limitaciones del tamaño del documento que pudiera estar limitado a un único medio físico (disquete, cd-rom etc.) los millones de páginas en la red interconectadas entre si constituyen a la vez un nuevo hiperdocumento que se amplia día a día abarcando todas las facetas del interés y conocimiento de los seres humanos. Todos los que participan en la red se convierten en los autores anónimos de este nuevo documento, una escuela rural, una ONG, un ciudadano preocupado por los problemas de su calle son ejemplos entre los miles posibles de ciudadanos que pueden introducir sus experiencias, ideas o comentarios en la red aportando y participando en esta nueva forma de entender la producción cultural.